8 El ojo del que me ve no me verá más; tus ojos estarán sobre mí, pero yo no existiré.