15 Porque aunque yo tuviera razón, no podría responder; tendría que implorar la misericordia de mi juez.