25 Mis días son más ligeros que un corredor; huyen, no ven el bien.