29 Si soy impío, ¿para qué, pues, esforzarme en vano?