34 Que El quite de mí su vara, y no me espante su terror.