8 Laméntate como virgen ceñida de cilicio por el esposo de su juventud.