22 Los discípulos se miraban unos a otros, y estaban perplejos sin saber de quién hablaba.