27 Y Pedro lo negó otra vez, y al instante cantó un gallo.