4 Cuando ya amanecía, Jesús estaba en la playa; pero los discípulos no sabían que era Jesús.