55 Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida.