30 Procuraban, pues, prenderle; pero nadie le echó mano porque todavía no había llegado su hora.