35 y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí permanece para siempre.