10 ¿No crees que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os digo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí es el que hace las obras.
11 Creedme que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí; y si no, creed por las obras mismas.