27 pues el Padre mismo os ama, porque vosotros me habéis amado y habéis creído que yo salí del Padre.
28 Salí del Padre y he venido al mundo; de nuevo, dejo el mundo y voy al Padre.
29 Sus discípulos le dijeron<***>: He aquí que ahora hablas claramente y no usas lenguaje figurado.
30 Ahora entendemos que tú sabes todas las cosas, y no necesitas que nadie te pregunte; por esto creemos que tú viniste de Dios.