22 Y Manoa dijo a su mujer: Ciertamente moriremos, porque hemos visto a Dios.