29 que ponga su boca en el polvo, quizá haya esperanza;