30 que dé la mejilla al que lo hiere; que se sacie de oprobios.