52 Constantemente me han dado caza como a un ave mis enemigos, sin haber causa;