19 Mas tú, oh SEÑOR, reinas para siempre, tu trono permanece de generación en generación.