35 Mira, pues, que la luz que en ti hay no sea oscuridad.