5 Os digo que no; al contrario, si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente.