20 Y un pobre llamado Lázaro yacía a su puerta cubierto de llagas,