40 Jesús se detuvo y ordenó que se lo trajeran; y cuando estuvo cerca, le preguntó: