26 Y por el Espíritu Santo se le había revelado que no vería la muerte sin antes ver al Cristo del Señor.