23 Y bienaventurado es el que no se escandaliza de mí.