50 Pero cuando Jesús lo oyó, le respondió: No temas; cree solamente, y ella será sanada.