54 Pero El, tomándola de la mano, clamó, diciendo: ¡Niña, levántate!