40 Entonces rogué a tus discípulos que lo echaran fuera, y no pudieron.