31 Jesús se le acercó, y tomándola de la mano la levantó, y la fiebre la dejó; y ella les servía.