27 El no es Dios de muertos, sino de vivos; vosotros estáis muy equivocados.