5 Pero Jesús no respondió nada más; de modo que Pilato estaba asombrado.