3 Y se decían unas a otras: ¿Quién nos removerá la piedra de la entrada del sepulcro?