30 Y El les advirtió severamente que no hablaran de El a nadie.