24 Al instante el padre del muchacho gritó y dijo: Creo; ayúdame en mi incredulidad.