18 Pero lo que sale de la boca proviene del corazón, y eso es lo que contamina al hombre.