4 Así pues, cualquiera que se humille como este niño, ése es el mayor en el reino de los cielos.