3 Cuando lo oyó el rey Herodes, se turbó, y toda Jerusalén con él.