1 Porque el reino de los cielos es semejante a un hacendado que salió muy de mañana para contratar obreros para su viña.