2 El reino de los cielos puede compararse a un rey que hizo un banquete de bodas para su hijo.