40 De estos dos mandamientos dependen toda la ley y los profetas.