32 Llenad, pues, la medida de la culpa de vuestros padres.