8 Pero al ver esto, los discípulos se indignaron, y decían: ¿Para qué este desperdicio?