42 Al que te pida, dale; y al que desee pedirte prestado no le vuelvas la espalda.