25 Pero cuando habían echado fuera a la gente, El entró y la tomó de la mano; y la niña se levantó.