2 Y bendijo el pueblo a todos los hombres que se ofrecieron para habitar en Jerusalén.