7 A un mercader, en cuyas manos hay balanzas falsas, le gusta oprimir.