1 No juzguéis para que no seáis juzgados.
16 Y les advirtió que no revelaran quién era El;
27 Sin embargo, para que no los escandalicemos, ve al mar, echa el anzuelo, y toma el primer pez que salga; y cuando le abras la boca hallarás un estáter ; tómalo y dáselo por ti y por mí.
20 Orad para que vuestra huida no suceda en invierno, ni en día de reposo,
5 Pero decían: No durante la fiesta, para que no haya un tumulto en el pueblo.
41 Velad y orad para que no entréis en tentación; el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil.