24 Panal de miel son las palabras agradables, dulces al alma y salud para los huesos.
13 Come miel, hijo mío, porque es buena; sí, la miel del panal es dulce a tu paladar.
16 ¿Has hallado miel? Come sólo lo que necesites, no sea que te hartes y la vomites.
27 No es bueno comer mucha miel, ni el buscar la propia gloria es gloria.