13 Come miel, hijo mío, porque es buena; sí, la miel del panal es dulce a tu paladar.