14 porque su ganancia es mejor que la ganancia de la plata, y sus utilidades mejor que el oro fino.
10 Recibid mi instrucción y no la plata, y conocimiento antes que el oro escogido;
19 Mi fruto es mejor que el oro, que el oro puro, y mi ganancia es mejor que la plata escogida.
4 Pobre es el que trabaja con mano negligente, mas la mano de los diligentes enriquece.
24 La mano de los diligentes gobernará, pero la indolencia será sujeta a trabajos forzados.
27 El indolente no asa su presa, pero la posesión más preciosa del hombre es la diligencia.
4 El alma del perezoso desea, pero nada consigue, mas el alma de los diligentes queda satisfecha.
16 Adquirir sabiduría, cuánto mejor que el oro, y adquirir inteligencia es preferible a la plata.
5 Los proyectos del diligente ciertamente son ventaja, mas todo el que se apresura, ciertamente llega a la pobreza.